ALFABETIZACIÓN DIGITAL REDEM

Share This Post

Artículos / Sociedad digital

Cómo mejorar la voz en reuniones o clases en línea

Cómo mejorar la voz en reuniones o clases en línea

No es que en la era precovid todos tuviésemos una voz melódica, armoniosa y envidiable, ni mucho menos. Pero, al menos, era funcional. Tras un año de pandemia, muy pocos contamos con la voz de antes. Zoom, como icono de las video-reuniones pandémicas, pasa factura.

Especialistas del Centro de Voz de la Universidad de Chicago declaraban hace poco que atienden ahora a más pacientes con problemas funcionales de voz. Problemas que pueden estar relacionados con los cambios en la forma de utilizar la voz al hablar utilizando videoconferencia, al llevar mascarillas y por el distanciamiento social.

También hay evidencias de que la prevalencia de las quejas de voz en el profesorado universitario se sitúa en estos momentos entre el 35 y el 45%, siendo las más comunes las molestias en la garganta, la fatiga vocal, la ronquera y, en casos más graves, los nódulos vocales.

La voz (no) suple al cuerpo en Zoom

En las reuniones presenciales, el cerebro encuentra numerosos y diversos estímulos sensoriales con los que entretenerse: visuales, auditivos, olfativos, táctiles y, sobre todo, cinéticos. Cada persona que habla realiza movimientos corporales para dirigirse a los distintos oyentes en la sala y, a su vez, se mueve cuando está prestando atención a las voces de otros hablantes. El cuerpo se mueve, la espalda se mueve, el tórax se mueve, la cabeza se mueve, la laringe se mueve. Puede no ser perfecto, pero es funcional.

Sin embargo, cuando utilizamos la voz con un cuerpo estático (el nuestro) que se orienta hacia un punto fijo (la pantalla o un micrófono externo) y que, a su vez, recibe el sonido desde otro punto fijo (altavoces), estamos rompiendo todos los principios de ergonomía vocal.

El cuerpo sufre y la voz también. A esto tenemos que sumar el estrés propio acumulado tras un año de pandemia (y lo que queda), además de la conocida fatiga por zoom, que se produce, entre otras variables, por tener nuestra propia imagen reflejada continuamente.

No hay nada que hacer, asumámoslo. Es el denominado Zoom Boom y está aquí para quedarse. No podemos competir con la presencialidad. Ni nuestra voz online tampoco. Pero podemos, en cambio, entrenar para sacar el máximo rendimiento a nuestra nueva voz. Recordando, eso sí, que usted antes tampoco cantaba ópera.

¿Quiere sonar mejor? Preste atención a su voz

Su voz no sólo habla y se expresa con un fin social, es decir, para comunicarse con las personas que tiene delante. Su voz también le comunica (a usted) cómo está (ella) y qué necesita (usted y ella misma). La voz es aire sonorizado y nos ofrece mucha información durante el proceso de fonación. Lo peor no es perder la voz. Lo peor es no saber que la vamos a perder ni por qué ocurre.

Antes de quedarnos sin voz, normalmente encontramos unos amorosos signos de alerta a los que no siempre prestamos atención. Por ejemplo:

  1. Si se queda sin voz al hablar antes de finalizar una frase significa que no ha tomado suficiente aire. No pasa nada, el aire es gratis, pare de hablar y vuelva a tomarlo para tener suficiente reserva.

  2. Si utiliza un ritmo muy rápido de habla es posible que eso le fuerce a respirar por la boca en lugar de hacerlo por la nariz –que sería lo saludable–. Disminuya el rimo de habla entonces, articulando mejor cada sílaba.

  3. Si durante su discurso la lengua produce chasquidos contra el paladar o se percibe la boca muy seca, indudablemente necesita hidratación. Ya sea indirecta – ingiriendo líquidos como el agua– o directa, inhalando por la naríz para que el aire pase más húmedo a vías respiratorias.

  4. Si le molesta el pecho al hablar, o le duelen la cabeza o las cervicales, posiblemente pueda mejorar tanto su postura (verticalidad, alineación, tono o simetría) como su patrón respiratorio (cómo inhala usted el aire y dónde lo almacena, mejor si la respiración es abdominal).

  5. Si los rostros de sus interlocutores no muestran que comprenden lo que usted dice, o le piden a menudo que repita, indudablemente usted tendrá que mejorar en su articulación, dicción y prosodia. Quizá también en técnicas de comunicación, pero eso es otro tema.

Por último, si se siente identificado en los cinco ejemplos citados, necesita continuar leyendo este artículo y, quizá, buscar ayuda profesional.

Diez consejos para mejorar su voz en las reuniones online

Abi Roper, logopeda e investigadora de la City University of London, estudió la voz durante el confinamiento. En colaboración con sus colegas, ha elaborado un listado para cuidar la voz durante las videoconferencias, que la campaña Giving Voice del Royal College of Speech and Language Therapist (RCSLT) ha difundido.

Algunos de sus consejos para mejorar la voz online están integrados en este listado ampliado.

1. Respire

La laringe está formada por cartílago, músculo y membranas mucosas ubicadas en la parte superior de la tráquea y la base de la lengua. El sonido se crea cuando las cuerdas vocales vibran a partir del aire exhalado que pasa a través de ellas. Por lo tanto, sin aire no hay voz. Así de simple: para hablar respire, deseablemente por la nariz (manteniéndola siempre muy limpia). Y respire de manera consciente. Aprenda técnicas específicas, si es necesario.

2. Mejore su salud vocal

Mejorar la salud (alimentación, descanso, actividad física) y la higiene vocal (hidratación, respiración, reposo vocal o impostación, entre otras) pueden ayudar a mejorar la calidad de nuestra voz al servicio (o no) de Zoom.

3. Preste atención a su postura

Recuerde las condiciones de verticalidad, tono, alineación y simetría que requiere una ergonomía vocal. Realice estiramientos frecuentes que relajen hombros, brazos, espalda, pelvis, anclaje, cuello, laringe y rostro.

4. Realice calentamiento vocal

Igual que no podemos correr de cero a cien en dos segundos, el tejido de los pliegues vocales y toda la arquitectura de la laringe necesitan un calentamiento previo antes de una jornada vocal. Por ejemplo, masticar simplemente la saliva para extender la mandíbula y el rostro, sin abrir los labios. O usar la técnica del bostezo-suspiro, el calentamiento del tarareo y el calentamiento vocal con zumbido de labios. O realizar ejercicios para aflojar la mandíbula y relajar la lengua en el suelo de la boca, entre otros.

5. Utilice un volumen cómodo y/o un micrófono más sensible

Quizá tenga una voz potente en persona, pero las reglas al comunicarnos virtualmente son diferentes. La voz tiene que estar dirigida al foco/micrófono, sin esfuerzo laríngeo y sin adelantar la cabeza o la barbilla para una mayor ergonomía de la estructura laríngea. Además, hay que ajustarse a una voz conversacional o a una voz didáctica, jugando con variaciones de volumen y de tono. Valore la opción de invertir en un micrófono de mejor calidad para mejorar su propia calidad de vida. No olvide minimizar el ruido de fondo, para no tener que forzar la voz por encima de un ruido ambiental.

6. Reduzca la velocidad de habla

Según Gallo (2020), en una conversación informal una persona media habla unas 170 palabras por minuto, pero las conversaciones digitales tienen un código diferente. Las conexiones pueden sufrir retrasos y fallos. Por el bien propio y el común, asegúrese de hablar más despacio y deliberadamente. Si el interlocutor no puede seguir su ritmo de habla, perderá la atención y comprensión del discurso, por muy impactantes que sean las diapositivas que usted comparte. Nada suple a la voz.

7. Pausa para el impacto

No tenga miedo de hacer una pausa después de un punto importante para dejar que se asiente el contenido. Esto le permitirá, además, respirar más profundamente y relajar los pliegues vocales por unos instantes. Evite, eso sí, las muletillas y repeticiones, para no hacer trabajar en exceso a la laringe si el contenido no es necesario.

8. Articule cada palabra

En las conversaciones informales solemos cortar las palabras al final. Así, el interlocutor completa mentalmente el resto del discurso. Esto puede hacer que cueste más entender las videollamadas. La virtualidad exige una mayor precisión en la articulación. Además, la articulación está directamente relacionada con la velocidad del habla y el patrón respiratorio. Todos ganan.

9. Cuide la hidratación continuada

Recuerde que podemos hidratar tanto de manera directa como de manera indirecta. Debemos mantener una inhalación nasal y beber líquido de manera continuada durante todo el período de uso vocal. Baird y Soni (2021) sugieren mantenerse hidratado para reducir la irritación de la garganta, y hacer pequeños descansos entre reuniones. En esos descansos, puede aprovechar para respirar durante unos segundos acercando una gasa húmeda a las narinas. Inmediatamente notará alivio y una mayor humedad en vías respiratorias superiores.

10. La voz necesita descanso. Y usted también

Encuentre oportunidades para permitir que su voz obtenga descansos, a través de la escucha activa y de actividades no verbales. Aproveche los silencios para realizar respiraciones lentas, silenciosas y rítmicas. Alivie la tensión del cuello. Después de las llamadas o entre ellas, reduzca la tensión en la cara, la mandíbula y la laringe. Pacifique su rostro y su gestualidad. Los estiramientos al bostezar pueden ser útiles para este fin.

Por último, si considera que necesita ayuda, recuerde que la logopedia es la disciplina científica encargada del estudio, la prevención, la evaluación y el tratamiento de la voz y la comunicación, además de la audición, el lenguaje y las funciones orales no verbales (respiración, masticación, succión y deglución). En estos tiempos de crisis es aún más necesario confiar en la disciplina y en sus especialistas, evitando el intrusismo profesional.

Fuente: theconversation.com 

Share This Post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>