ALFABETIZACIÓN DIGITAL REDEM

Share This Post

Artículos

Educación virtual: Tener más de 50 y aprender nuevas habilidades

Educación virtual: Tener más de 50 y aprender nuevas habilidades

Las nuevas herramientas online y una serie de clases y programas a distancia están impulsando la educación y la formación de los adultos.

Deb Livingston, antigua consultora de empresas, siempre fue curiosa y estaba dispuesta a aprender cualquier cosa.

“Cuando se produjo la pandemia, me quedé confinada en casa y me encontré sumergida en la exploración online”, dijo Livingston, de 61 años.

Descubrió GetSetUp, un sitio web interactivo que ofrece educación virtual a los adultos mayores.

Incluso los antiguos directores ejecutivos, como Jeff Mihm, residente en Miami, que dirigió Noven Pharmaceuticals, necesitan a veces un nuevo rumbo en su vida.

Los residentes aprenden habilidades informáticas para solicitar puestos de trabajo y beneficios . Foto Jason Henry/The New York Times.

Tras dimitir de su puesto en la empresa, Mihm, de 55 años, decidió volver a estudiar – virtualmente, debido a la pandemia – y se inscribió en el programa Tower Fellows de la Universidad de Texas en septiembre.

“Me encanta aprender, y era una oportunidad para dar un paso atrás, estudiar y explorar”, dijo.

Internet ha potenciado a los estudiantes adultos al proporcionarles nuevas herramientas online para aumentar la educación y la formación.

“La necesidad de que los trabajadores sigan el ritmo de los vertiginosos cambios económicos, culturales y tecnológicos, combinada con la prolongación de las carreras profesionales, hará que grandes franjas de adultos necesiten aprender más que las generaciones pasadas, y más rápido que nunca”, dijo Luke Yoquinto, investigador asociado del MIT AgeLab y coautor de “Grasp: The Science Transforming How We Learn”.

En 2034, el número de adultos de 65 años o más superará al de los menores de 18, según la Oficina del Censo.

“Ese crecimiento de la demografía de mayor edad se traducirá en una nueva demanda de enriquecimiento en forma de educación digital”, dijo Yoquinto.

“Yo diría que, tanto para bien como para mal, la demografía del mayor edad va a servir de campo de pruebas para las tecnologías de aprendizaje en los próximos años”.

La educación de adultos, sin embargo, es “el salvaje oeste” de la tecnología educativa, según Yoquinto.

Son muchos los puntos de venta que están experimentando con formas de controlar el mercado de la educación de adultos online, entre los que se incluyen colegios y universidades comunitarias, plataformas de aprendizaje con fines de lucro, proveedores de talleres y organizaciones sin ánimo de lucro.

Las nuevas plataformas también están abriendo las puertas a más adultos.

“Ya hay montones de personas que, en otro tiempo, por la edad o las circunstancias, no habrían tenido tradicionalmente la oportunidad de participar en la educación, pero ahora pueden apuntarse a cursos gratuitos online”, dice Yoquinto.

Los participantes pueden elegir una clase aquí y otra allá, sin tener que atarse una mochila y dirigirse al campus o apuntarse a costosos programas de grado.

El aprendizaje virtual se ha convertido en “el gran ecualizador“, afirma Gene O’Neill, director ejecutivo de la North American Veterinary Community, que ofrece formación continua a veterinarios de todo el mundo.

“Gracias al aprendizaje virtual, los profesionales veterinarios de todo el mundo, incluso de países remotos y subdesarrollados, pueden aprender de los líderes más renombrados del mundo y participar virtualmente en conferencias”, dijo.

“Esto pone el aprendizaje en una plataforma igual para todos, independientemente de la geografía, los ingresos o las limitaciones de tiempo“.

El objetivo de Livingston era mejorar sus habilidades para poder convertirse en profesora paga en la plataforma GetSetUp, que ofrece clases -todas ellas impartidas a través de Zoom por profesores mayores de 50 años- sobre habilidades que van desde el desarrollo profesional hasta la tecnología, la salud, el bienestar y aficiones como la fotografía.

Hay incluso una nueva clase sobre la inscripción a la vacuna COVID-19, dadas las dificultades que han tenido muchas personas.

Hay tres niveles de afiliación, desde el gratuito hasta el de 20 dólares al mes para un acceso ilimitado.

“La naturaleza del trabajo está cambiando”, afirma Neil Dsouza, director ejecutivo y cofundador de GetSetUp.

“La forma tradicional de diseñar la formación y la recualificación es un programa largo y prolongado en el que se obtiene un certificado o un título.

Cuando obtienes ese certificado, la habilidad ya es obsoleta. Estamos cambiando ese modelo”.

Livingston, que vive en York (Pensilvania), se inscribió para aprender a utilizar Zoom para dar clases, a gestionar y dirigir una clase online y a enseñar en Google Classrooms.

“Los mayores de todas partes estaban encerrados y tenían ganas de aprender y conectarse”, dijo.

Como le interesa cocinar y comer sano, Livingston acabó dando clases como “Grandes cenas en 30 minutos o menos”, “Comer sano con un presupuesto” y “Postres sanos que también son deliciosos”.

En enero, Oasis, una organización educativa sin fines de lucro, lanzó Oasis Everywhere, con un menú de clases online sobre temas que van desde el arte hasta la escritura.

Senior Planet, una unidad de Older Adults Technology Services, o OATS, es un recurso sin fines de lucro para personas de 60 años o más que ofrece cursos y conferencias.

OATS se fundó en 2004 en la ciudad de Nueva York como un proyecto comunitario para adultos mayores centrado en la educación tecnológica.

Desde entonces, se ha expandido a más de 200 localidades en cinco estados, atendiendo a comunidades urbanas y rurales. Pero el año pasado se vio obligada a pivotar en respuesta a la pandemia. 

 “Dimos cientos de clases presenciales antes de que el virus obligara a cerrar los locales de Senior Planet en marzo”, explica Tom Kamber, fundador y director ejecutivo.

Fue entonces cuando su equipo se unió y, en pocas semanas, lanzó un conjunto de cursos y programas totalmente digitales que han ampliado rápidamente su alcance a su público principal: una comunidad global de personas de 60 años o más.

Además de Senior Planet, la OATS ha lanzado Aging Connected, cuyo objetivo es que un millón de personas mayores se conecten a Internet.

Proporciona tabletas, junto con formación y apoyo técnico, a 10.000 residentes mayores de las comunidades de la Autoridad de la Vivienda de Nueva York.

“Quería crear un programa que permitiera a las personas mayores utilizar la tecnología y darles el tipo de formación y apoyo en entornos en los que pudieran tener éxito”, dijo Kamber.

Mientras los adultos mayores siguen aprendiendo nuevas habilidades, también están iniciando nuevos negocios.

En 2019, una investigación de la Fundación Kauffman, un grupo no partidista que apoya el espíritu empresarial, descubrió que más del 25% de los nuevos empresarios tenían entre 55 y 64 años, frente al 15% de 1996.

Los cursos online se suben a esa ola de startups.

GetSetUp, por ejemplo, ofrece cursos sobre la gestión de un mercado de comercio electrónico, la puesta en marcha de un negocio desde casa y la creación de un sitio web.

Otras ofertas para emprendedores son Blissen, un campo de entrenamiento virtual de tres meses para emprendedores mayores de 50 años, y Work for Yourself @50+, de la Fundación AARP, que ofrece seminarios y talleres web gratuitos.

Pero todas estas oportunidades online no son posibles sin acceso a Internet.

“Mientras aumenta la pasión por el conocimiento, la gente queda excluida del proceso educativo en este país porque no está online”, dijo Kamber.

Según un informe de investigación que la OATS publicó recientemente en colaboración con la Fundación Humana, casi 22 millones de estadounidenses mayores de 65 años carecen de acceso a la banda ancha en sus hogares.

“Sin embargo, la buena noticia es que el nivel de sofisticación de la educación online está aumentando y que el acceso está llegando a las comunidades rurales”, dijo Kamber.

“Es un nuevo y valiente mundo de aprendizaje para la gente, y eso me da esperanzas”.

Para Livingston, eso significa seguir tomando y dando clases en GetSetUp.

“El aprendizaje en cualquier etapa de la vida es lo que estimula la creatividad y la alegría“, dice.

“Surge tanta energía al conectar los puntos, tener momentos ‘ajá’ y adquirir habilidades. Me encanta poder ayudar a otros a mantener su entusiasmo por la vida y ayudarme a mí misma en el proceso.”

Fuente:  clarin.com 

Share This Post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>