Share This Post

Artículos / Sociedad digital / Transformación Digital

Los líderes que no tengan un ‘mindset digital’ se van a quedar atrás

Los líderes que no tengan un ‘mindset digital’ se van a quedar atrás

La cuarta revolución industrial, a menudo más conocida como la era digital, lleva unos años revolucionando el mundo tal y como lo conocemos y nos ha arrastrado a un inevitable cambio de paradigma. Esta transformación digital no solo pasa por equiparnos tecnológicamente, explican en The Irish Times, sino que es preciso abordar el cambio desde tres perspectivas principales: el cambio en los procesos, la propia implementación tecnológica y la perspectiva de las personas. Es imprescindible que el líder actual adquiera una mentalidad acorde con la nueva era, o como lo denominan los autores del artículo, un mindset digital: el poder de la reinvención y la adaptación a la nueva era digital. Una mentalidad que conlleva sus propias habilidades y capacidades a desarrollar para alcanzar los objetivos marcados.

Sin él, ningún líder no podrá salir con bien de la transformación que se está produciendo. De hecho, la preocupación por las máquinas que reemplazan a los humanos no tiene sentido: son los humanos con conocimientos digitales quienes  reemplazarán a los humanos sin ellos.

El crecimiento exponencial de la economía digital significa que los líderes que no desarrollen una mentalidad digital pronto ya no podrán liderar sus organizaciones de manera efectiva. Los líderes y aquellos que desean prosperar en las organizaciones necesitan mejorar sus habilidades y convertirse en alfabetizados digitalmente o se quedarán atrás.

Sin ser un experto, debe comprender

Ya no se puede sobrevivir con bajos niveles de conocimientos sobre tecnología digital. El líder, para serlo, debe comprender el lenguaje digital en términos de cómo impacta en la estrategia, los modelos operativos, los empleados, la retención y el reclutamiento, los productos y los servicios… Los días en que los líderes reclutaban expertos digitales o directores de TI para compensar su propia falta de conocimiento parecen estar tocando a su fin. La buena noticia es que adquirir esa alfabetización digital no es tan difícil como muchos imaginan.

Trazando una analogía con el aprendizaje de un idioma extranjero, no es necesario ser un experto, aunque es vital estar lo suficientemente preparado como para poder ser un participante significativo en cualquier conversación. En términos generales, basta seguir la “regla del 30%”, que es aproximadamente el umbral mínimo que se debe comprender para sacarle partido.

La alfabetización digital no significa que deba dominar la codificación o convertirse en un experto en los big data, pero sí debe comprender qué hacen los programadores informáticos y los científicos de datos, cómo interpretar modelos estadísticos y cómo funciona básicamente un chatbot basado en IA para hacer lo que se necesita que haga.

Umbral mínimo

Este nivel de conocimiento se puede adquirir sin realizar un programa convencional de nivel de grado. La clave es obtener un punto de partida desde el conocimiento existente y encontrar programas o módulos cortos para llenar los vacíos de conocimiento. No pocos gerentes están aprendiendo conceptos genéricos sobre codificación y adquiriendo un conocimiento básico sobre estadísticas y lo que pueden hacer la IA y el aprendizaje automático por su negocio, para ponerse rápidamente al día.

Una de las formas de comprender que el conocimiento digital supone una mejor toma de decisiones es que el líder aprenda no solo los muchos beneficios que ofrece la tecnología, sino también sus limitaciones y deficiencias, y la manera óptima en que las personas deberían interactuar con ella.

Se trata de cosas como aprender a ver los asuntos de manera diferente en un mundo digital, pensar en los datos y la ciberseguridad que los rodea, y cómo tomar decisiones conforme a ellos y, finalmente, cómo pensar en el cambio en un momento de rápida transformación, que requiere un ciclo de aprendizaje continuo, para poder seguir innovando y tomar buenas decisiones.

¿Qué habilidades son necesarias para un ‘mindset digital’?

  • Pensar en el mundo online y offline, como un solo mundo. El mindset digital busca constantemente generar experiencias en los dos mundos, de manera que ambos se unan en uno mismo.
  • La globalización y el pensamiento “glocal”. Pensar en global y actuar de manera local, es otra de las habilidades que el líder debe adquirir en el mindset digital. La globalización ha eliminado cualquier frontera, por lo que reflexionamos sin límites espaciales, pero actuamos de manera local; es decir, transmitiendo cercanía como si de una pequeña tienda se tratase.
  • Empatía. Los seres humanos somos cada vez más exigentes y nos gusta sentir que nos están entendiendo. La personalización y automatización de muchos procesos comienza con la capacidad de empatía, el saber ponernos en el lugar del otro y poder comprender cuáles son sus prioridades y necesidades.
  • Capacidad de adaptación al cambio. El líder ha de ser capaz de identificar nuevas tendencias tecnológicas, aprender de ellas y saber implementarlas en la empresa. Estar en continuo cambio y aprendizaje, ya que esta era se define por estar constantemente reinventándose.
La experimentación ayuda a impulsar una mentalidad digital
    • Sepa por qué. Comience planteando una hipótesis y elabore una justificación clara de cómo y por qué se debe realizar un cierto “experimento digital”. Luego cree una agenda de aprendizaje especificando las preguntas clave del mismo, los pasos y cómo evaluar su resultado.
    • Supere las barreras. Elimine los obstáculos de la organización, haciendo que los recursos y los datos estén disponibles para todos los departamentos y recompense a los equipos que experimentan con ellos. La experimentación digital puede generar mayores ingresos, reducción de costes, innovación y satisfacción de los empleados.
    • Valore el fracaso. Establezca una cierta seguridad psicológica que los ensayos se consideren oportunidades de aprendizaje. Si un experimento falla, piense en las lecciones aprendidas y cómo se pueden usar esas lecciones para desafíos futuros.
    • Reconozca sus activos de datos. Los millones de datos que se acumulan cuando los empleados y los clientes usan las herramientas digitales se pueden convertir en huellas digitales que conformen la base de experimentos digitales muy interesantes.

Fuente: Jaime Rodríguez/ observatoriorh.com

Share This Post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>